Aprovecha el tiempo de confinamiento y saca partido a tu terraza

Con las medidas de confinamiento los que disponen de cerramientos de terrazas en sus  domicilios disponen de un espacio extra que pueden aprovechar ahora.

 

Ya que cerrar nuestra terraza no solamente protege esta de las inclemencias del tiempo, aísla nuestra casa del frío y del calor del  exterior o nos aísla de los ruidos exteriores. También nos da un espacio extra para usarlo como queramos.

 

Una terraza abierta solamente se puede aprovechar los días que hace bueno, y a veces ni siquiera ya que el calor y el sol nos impiden estar en ella. Mientras que si recurrimos a los cerramientos cambia.

 

Podremos tener un despacho, un invernadero para plantas, un salón de lectura… todo ello sin que nos moleste el sol, la lluvia o el frío, y con toda la intimidad del mundo ya que bastará con bajar las persianas.

 

Por lo tanto si te ha pillado esta crisis y tienes la suerte de tener una terraza cerrada apunta estos trucos para poder sacarle el provecho al máximo. Y si no la tienes, te servirán como ideas para un futuro:

 

  1. ¿Qué hago con los niños?

 

Es una de las grandes preguntas que se plantearon muchos padres cuando decretaron el cierre de los colegios. Pues bien, podemos convertir la terraza en un lugar de juegos y estudio.

 

Lo primero que tendremos que hacer es adecuarla a tal situación, (ahora que tenemos tiempo) retirar todos aquellos elementos que nos sobren, muebles viejos, papeles… ver si existen esquinas peligrosas o enchufes (si tenemos niños pequeños).

 

Seguidamente podremos ponerles una pizarra, un escritorio para los deberes, un portátil si son mayores para que sigan las clases virtuales. así una vez que se levanten sabrán que ese sitio  es el sitio  de trabajo o diversión.

 

Y el resto de la casa es de convivencia, por lo tanto todo el desorden y la actividad se concentrará allí y no en el salón, cocina, baño, dormitorios…

 

  1. Teletrabajo, ¿dónde, si no tengo despacho?

 

Los expertos recomiendan prepararnos una especie de oficina para teletrabajar, en la cual solamente trabajemos y no nos dediquemos a comer, a pasar tiempo  de ocio y en la cual no nos molesten.

 

Muchos han optado por el sofá o la cama para trabajar, algo muy cómodo pero que no te permite concentrarte en nada, o estar en el salón, pero si vivimos con más gente tendremos que desmontar la oficina para comer, ver como los demás ven la tele, o pasan a la cocina…

 

Pues bien, quizás tu despacho ideal esté en la  terraza. Un lugar aislado, que no molesta a nadie y que encima es uno de los que mejor iluminación natural tiene.

 

Y prácticamente no necesitas nada más que adaptar una mesa y una silla que sea confortable para las horas que estés trabajando. Puedes incluir algún marco con frases motivacionales,  incienso, traerte agua o café para refrescarte…

 

Una vez que termines de trabajar, puedes salir de tu “oficina” y disfrutar del  resto de la casa sin tener el trabajo asociado al ocio.

 

  1. El gimnasio en casa

 

Para los que nos encanta el deporte el cierre de gimnasios y la imposibilidad de poder salir a correr o a ir en bicicleta ha supuesto un duro golpe. Y para todos aquellos que se quedan en casa la disminución de ejercicio (aunque sólo sea ir de la oficina al trabajo) hace que gastemos mucho menos y que nuestros músculos se vuelvan más rígidos y menos fuertes.

 

Si tienes la suerte de tener espacio en tu terraza es el lugar ideal para montarte tu zona de entrenamiento. Bastará con eliminar todos los muebles con los que nos podemos tropezar, cubrir esquinas, añadir una esterilla, gomas, pesas o lo que tengamos (una mochila llena de libros como peso o unas garrafas de agua).

 

Una tele o un ordenador en el que  ponerlas clases virtuales, una botella de agua para beber y una toalla con la que secarnos. Incluso podremos confeccionarnos un planning de horarios semanales, clases de Gap, Yoga, Zumba… lo que se nos ocurra.

 

Así las cortinas de cristal nos permitirán cerrar esta cuando haga frío, abrir para ventilar o cuando haga buen tiempo mientras estiramos al sol y sobre todo nos darán privacidad frente a los vecinos. Y sobre todo, llegar a tiempo para la operación bikini.