Consejos para ahorrar combustible con el aire acondicionado

Cuando las temperaturas empiezan a ser muy elevadas, el aire acondicionado se convierte en nuestro mejor aliado. En caso de que busques piezas desguace a los precios más bajos del mercado, las mejores opciones las encontrarás en Desguazón, porque te darán siempre la mejor relación calidad-precio.

El aire acondicionado afectará el consumo del vehículo siempre que esté encendido, puesto que se activará todo el sistema. Este incremento en el consumo puede ser de un 5 a un 20%, y por este motivo hay que aplicar algunos trucos que permitan disminuir el consumo de combustible cuando se usa el aire acondicionado.

Trucos para ahorrar gasolina usando el aire acondicionado

En muchos coches puedes notar un incremento en el consumo de gasolina cuando usas el aire acondicionado, pero para evitar un consumo excesivo tendrás que fijarte en lo siguiente:

Antes de entrar

Lo mejor es bajar la temperatura del habitáculo antes de entrar al coche, evitando encender el aire acondicionado. Para ello, lo ideal es que abras las puertas para que el aire caliente salga y así evitar encender el aire acondicionado de inmediato.

Al arrancar

Una vez que arrancas en tu vehículo, lo mejor es abrir un poco la ventanilla y al mismo tiempo encender el climatizador. El aire caliente pesa menos que el frío, por lo que tiende a ir hacia arriba por lo que ayudarás a que se sustituya por aire frío de una forma muy rápida.

Uso en invierno

Si el aire acondicionado no se ha utilizado en invierno podrías tener un inconveniente, en especial porque no tendrás garantía de que funcione cuando se necesite. Por este motivo, lo mejor es emplearlo durante el invierno para desempañar los cristales, lo que te permitirá ganar mucha visibilidad, y te asegurarás de que no se estropee para el uso en el verano.

Evita forzarlo

Para evitar que el aire acondicionado se estropee será vital evitar que trabaje siempre al máximo de potencia. Por este motivo, no se recomienda utilizarlo siempre a la máxima potencia, e intentar bajar la temperatura del habitáculo con otros métodos.

Tampoco será necesario bajar demasiado la temperatura, puesto que con tener una temperatura interior del habitáculo de 22°C será más que suficiente. Si bajas la temperatura más de esto, lo que estarás consiguiendo es un gasto de combustible innecesario. Por este motivo, debes asegurarte de no utilizar el aire acondicionado en exceso, y así evitarás un consumo innecesario de combustible.