Diagnóstico y tratamiento de la menopausia

El diagnóstico de la menopausia normalmente se lleva a cabo teniendo en cuenta los síntomas sufridos por la mujer, su edad y se puede realizar también una exploración ginecológica.

Asimismo, en algunos casos se pueden hacer un análisis de sangre para determinar cuál es la concentración de distintas hormonas sexuales femeninas como el estradiol y la FSH.

Lo normal es que en la menopausia el estradiol disminuya y la FSH aumente.

¿Qué debes hacer si has llegado a la menopausia?

En líneas generales lo primero que se debe hacer es realizar algunos cambios en el estilo de vida.

Es importante evitar el tabaco, y mantener una alimentación equilibrada y sana, con una buena ingesta de vitaminas y calcio, además de realizar ejercicio físico de manera regular.

Además, es importante concurrir a un médico de confianza con quien se pueda charla al respecto y determinar si es necesario comenzar algún tipo de tratamiento, como por ejemplo la terapia de reemplazo hormonal.

Tratamiento de la menopausia: Hormonoterapia o Terapia de remplazo hormonal

Este tipo de tratamiento (que incluye estrógenos o progestágenos, o bien ambos) suele ser bastante efectivo para combatir los síntomas de la menopausia.

Ayuda mucho a aliviar los sofocos y sudores nocturnos, entre otros síntomas comunes.

Sin embargo, puede conllevar algunos riesgos y efectos secundarios no deseados por lo cual normalmente los médicos recomiendan, en caso de ser necesario utilizar este tipo de terapia, aplicar la dosis más baja posible y hacerlo por el periodo de tiempo más corto posible.

Riesgos y efectos adversos de la Hormonoterapia

Entre los riesgos que puede conllevar este tipo de tratamiento se encuentran los siguientes:

  • Mayor riesgo de cáncer de endometrio y de cáncer de mama.
  • Embolia pulmonar.
  • Enfermedad de la vesícula biliar.
  • Trombosis venosa profunda.
  • Mayor riesgo de sufrir incontinencia urinaria.
  • Mayor riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares.
  • Entre otros riesgos.

En el caso del riesgo de cáncer de mama se hace más probable luego del tercer al quinto año con un tratamiento hormonal combinado.

Y cuando se utiliza solo estrógeno el riesgo aumenta hasta 10 a 15 años.

Asimismo, la terapia con estrógenos suele estar contraindicada en mujeres que hayan tenido o tengan en el presente un alto riesgo de cáncer de mama, enfermedades coronarias, accidentes cerebrovasculares y trombosis.

Por todo ello antes de prescribir este tipo de tratamiento, el médico debe evaluar bien todos los pros y los contras y charlar con el paciente sobre los beneficios y los riesgos que puede conllevar la terapia de remplazo hormonal.

Beneficios de la terapia hormonal sustitutiva

Pero además de los riesgos, como dijimos antes, este tipo de terapia también tiene sus beneficios, entre los que se destacan que ayuda aliviar y controlar los sofocos y los sudores nocturnos, como así también los cambios emocionales y previene la falta de deseo sexual.

Asimismo, a largo plazo ayuda a prevenir o disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de osteoporosis.

Si estás transitando la menopausia y sufres síntomas molestos que están perjudicando tu calidad de vida debes consultar con tu médico de inmediato.

También puedes buscar información y educarte sobre qué es la menopausia y qué opciones hay a tu disposición para lo cual una buena idea es buscar el consejo de expertos.

Nosotros podemos recomendarte el libro Vivir bien la menopausia de Carolyn Chambers Clark, que incluye muchas herramientas y consejos para aliviar la menopausia que sin duda te serán de gran ayuda.