El efecto de nuestros residuos sobre el medio ambiente

En muchas ocasiones tiramos elementos por nuestro desagüe (aceite usado, pinturas, restos de tinte…) que pueden llegar a afectar de forma directa no ya al mantenimiento de nuestras tuberías sino al medio ambiente.

La contaminación empieza por los desagües de nuestros domicilios, esta contaminación por sustancias tóxicas no solamente reduce la calidad  de nuestros agua  sino que además pone en riesgo la salud del resto de seres vivos  del planeta.

Concienciarnos sobre  la importancia de vivir en un entorno limpio y de calidad empieza por conocer los elementos nocivos que arrojamos a través del desagüe de nuestros hogares.

  1. Jabones y detergentes, la mayoría de los elementos de limpieza que usamos están fabricados con elementos químicos que contaminan el agua. Un exceso de este tipo de productos favorece la proliferación de algas, las cuales consumen el oxígeno del agua provocando así la desaparición de muchas especies acuáticas.

 

Es un fenómeno parecido al que provoca una especie de alga roja cuando aparece. Acaba con todos los recursos de oxígeno  del agua provocando la muerte de peces y ranas,  la contaminación de las aguas por  la  masiva descomposición de estos y la proliferación de mosquitos que ya no tienen una especie que acabe con ellos.

  1. Aceites Usados. Esta sustancia no solamente no desaparece sino que se coloca por encima de la superficie de las aguas en las que acaba. Esta capa provoca una mayor  absorción de la radiación solar e impide el paso del  oxígeno.

Diversos estudios  han demostrado que  tan sólo un litro de aceite vertido al agua desde nuestras  casas puede llegar a contaminar hasta la friolera de 10.000 litros de agua.

Imaginémonos cuánta cantidad de aceite  usado tras cocinar acaba solamente  en el fregadero de las grandes ciudades…

  1. Sales descalificadoras. Usar un mal descalificador no solamente no nos ayudará al mantenimiento de nuestras tuberías. Electrodomésticos como el lavavajillas llegan a expulsar grandes cantidades de sal a través de nuestros desagües sin que apenas nos demos cuenta.
  2. Residuos materiales. Hay pequeños trozos de nuestras comidas que se cuelan por el fregadero y que atascan nuestras tuberías y si llegan al agua lo contaminan. Estos residuos, al igual que pasa con el aceite dificulta la fotosíntesis de las especies acuáticas y reduce el oxígeno en el agua.

 

Tenemos que tener en cuenta que en nuestro planeta solamente el tres por ciento del agua total de nuestro planeta es agua dulce. Frente a este tres encontramos que el resto, nada más que el 97% es agua salada.

 

Este pequeño 3% se encuentra repartido entre subsuelo, glaciares y las aguas superficiales(lagos, ríos y pantanos). Si contaminamos estos nos quedaremos sin agua potable.

Los residuos contaminan nuestro planeta no solamente a través del agua sino que también lo hacen aquellos que han acabado en la superficie de las orillas. Es verdad que un residuo  que podamos generar en nuestros  domicilios no va a contaminar de la misma forma que uno radiactivo pero terminará afectando al medio ambiente.

Estos residuos pueden contaminar el agua por infiltración o por  lixiviación (extracción de la materia soluble de una mezcla a través de la disolución de su líquido). La contaminación de la superficie puede llegar a contaminar las aguas subterráneas, primero por la filtración de estos  líquidos al suelo y de ahí al espacio subterráneo.

La contaminación de la superficie y del agua supone a la larga, y si no le ponemos remedio,  una destrucción del entorno natural, desde los paisajes hasta los animales que se alimentan de las plantas y beben sus aguas.

Nuestra empresa desatascos, así como todas las empresas  responsables de los  residuos y de su buena gestión se encarga de que, una vez eliminados los materiales que producían los atascos y los generados por fosas sépticas se traten en lugares especializados.

De esta forma reduciremos la cantidad de  agua contaminada y mejoraremos entre todos  el medio ambiente.