En cada destino hay algo por hacer

En España hay gran cantidad de hermosos lugares para disfrutar de unos días inolvidables. Hay para elegir desde playas, pueblos de cuentos o ciudades impresionantes, hasta termas, parques y reservas naturales.

Cualquier opción es la ideal

Sin importar demasiado el destino de viaje que elija encontrará características, sitios de interés y personas encantadoras, que le permitirán disfrutar de un buen viaje. Siendo así, igualmente se recomiendan algunas sugerencias:

Reserva Natural Islas Columbretes, Castellón: se localiza sobre un archipiélago volcánico a 30 millas del Cabo de Oropesa y está conformado por la Ferrera, el Carallot e Illa Grossa. Este parque marítimo-terrestre tiene gran valor ecológico gracias a la variedad de aves y diversidad biológica de su fondo marino. Es el sitio perfecto para la práctica de snorkel y submarinismo, y en Olla Grossa hay diferentes miradores con magníficas vistas.

Doñana, Huelva, Andalucía: la costa de Doñana tiene un poco más de 50 kilómetros de dunas, playas vírgenes de fina arena blanca y hermosos precipicios como el Monumento Natural Acantilado del Aspeillo, lo mejor es que es un territorio poco concurrido, por lo cual no se topará con demasiada gente en periodos de vacaciones. Es un sitio tranquilo para relajarse, darse un chapuzón, hacer rutas a caballo, o pasear a la orilla del mar mientras se pone el sol.

Tarazona, Zaragoza: la ciudad lo deslumbrará con su casco interno, sus magníficos edificios lo llevaron a ser declarado Conjunto Histórico Artístico, entre sus particulares edificaciones se encuentra la Plaza de Toros poligonal. Dicha construcción está formada por diferentes viviendas (aún están en uso) una contigua a la otra, creando entre todas un espacio cerrado con sus respectivos patios traseros; el que, por cierto, correspondía a la arena en donde se llevaban a cabo las corridas.

Goiuri, Álava: un pueblo calmo para recorrer sin prisas, desde el entramado de sus casas se divisa un antiguo castillo incrustado en piedras. Se recomienda probar su exquisito queso, hay muchas queserías en las que puede escoger; asimismo, tienen cervezas artesanales en varios de sus restaurantes y bares. Lo mejor es llegar hasta su cascada, su caída tiene aproximadamente algo más de 100 m de altura, y tienen una plataforma desde donde admirarla.

Pozas de Arnedillo, Arnedillo: es un pueblo pequeño en el que la mayor parte de sus casas están construidas con paredes de piedras, separadas por estrechas calles empinadas, siendo la principal de ellas la más concurrida con posadas, restaurantes y bares. Se ha hecho muy popular por sus termas naturales, además la zona se presta para el ciclismo y el senderismo.

Viajar ofrece muchos beneficios, le permite relajarse, conocer otros lugares, hacer nuevos amigos y hasta reencontrarse con uno mismo. Ni siquiera el motor averiado de un coche es razón para detenerse; visite www.motoresbaratos.net y con solo unos cuantos clics estará más cerca de emprender hacia su destino.