Precio de celulares y mobile marketing: ¿en una relación abierta?

Hablemos sobre los precios de los celulares y sobre el marketing de celulares. ¿Cómo impacta en el marketing el vaivén de la macroeconomía argentina traducida en precios de teléfonos móviles?. Para tener un primer pantallazo general de los precios de celulares, siempre podrás contar con una gran variedad de sitios en los que podrás evacuar todas tus dudas.

El teléfono celular en nuestras vidas diarias

El 1973, el adelantado Sr. Martin Cooper hizo una llamada en el medio de una calle de New York con un aparato que pesaba más de un kilo. A partir de ese año, ha corrido mucha agua bajo el puente.

Desde que abrimos los ojos, lo primero que hacemos es agarrar el celular. El 75 % de los pobladores del mundo nos despertamos con la alarma del teléfono móvil. Por lo demás, ¿qué sucedería si salimos de nuestras casas y nos damos cuenta de que nos olvidamos el teléfono?

Estos equipos dejaron de ser un mero accesorio tecnológico. De hecho, se trata de un artefacto indispensable (realmente indispensable) en la vida de millones de personas, nos guste o no.

 

Un 30 % de los ciudadanos estadounidenses, por ejemplo, reconoce sentirse ansioso si no lleva su teléfono móvil consigo. Y esa situación no nos parece nada ajena ni en América Latina ni en el resto del mundo.

Una radiografía de la economía argentina a través del precio de los celulares

No obstante la penetración que estos equipos tienen en la población argentina, el sector económico detrás de su comercialización se ha visto complicado, ya que han caído las ventas en el último semestre.

Esta situación se explica por la suba de precios generalizada posdevaluación y por el encarecimiento de los planes de financiación para los compradores. Dicho con otras palabras, la gente tiene menos poder adquisitivo y los celulares se han vuelto más caros.

Un iPhone X de 64 GB, por ejemplo, cuesta entre $70.000 y $93.500 (sí, existe esa diferencia dependiendo del punto de venta). De acuerdo con el tipo de cambio de 38,7, equivaldría a unos USD 1.809 y USD 2.416. El de 256 GB se puede conseguir por $107.600 (USD 2.780).

Cuando se lanzó este producto en el mercado argentino, en enero de 2018, el modelo de 64 GB costaba, en promedio, $40.000, mientras que el de 256 GB, $ 49.999. Teniendo en cuenta la cotización del dólar en ese momento (USD 18,8), su equivalente en dólares era USD 2.127 y USD 2.659, respectivamente.

El Mobile Marketing en la Argentina del 2018

No obstante, quienes trabajan con el marketing de celulares pueden estar tranquilos: la gente seguirá usando celulares. La única diferencia es que si antes se compraban un equipo tope de gama, ahora comprarán una gama media, etc.

Por su parte, las compañías de celulares deberán invertir en publicidad y en promociones. Y se trata de un sector económico que tiene más que suficiente cintura para hacerlo.

Ahora bien, el Mobile Marketing ha recorrido un largo camino desde sus comienzos. A pesar de ser una tecnología relativamente nueva utilizada por las agencias y anunciantes, pareciera que los anuncios para celulares han estado en nuestras vidas desde siempre.

Eso se debe al rápido crecimiento de la industria de la publicidad en general, además de las innovaciones constantes en el sector digital que hacen que se sienta como si la tecnología que utilizamos hoy hubiera estado ahí desde hace siglos. Somos animales de costumbres, se ha dicho…

Y en un mundo donde los Smartphones se han convertido en compañeros inseparables de los clientes, adaptarse a los nuevos hábitos resulta indispensable para las empresas que aspiren a triunfar en la era digital.

Quienes sean capaces de identificar la mejor manera de estar presentes y ser útiles en los micromomentos de los usuarios podrán aprovechar al máximo las nuevas y crecientes oportunidades que ofrecen los teléfonos celulares.

Breve cronología del Mobile Marketing

2000: el primer anuncio publicitario en SMS

El primer SMS se envió en 1992. No obstante, no es fue sino hasta el año 2000 que las empresas publicitarias integraron como parte de su estrategia este canal de comunicación.

Un proveedor de noticias finlandés decidió emplear la tecnología móvil para mandar titulares gratuitos de noticias. Esto condujo a experimentar el marketing en los teléfonos, al punto tal en que, en el 2000, se dio la primera conferencia publicitaria móvil del mundo, patrocinada por la Wireless Marketing Association (conocida hoy día como la Mobile Marketing Association).

Luego,los expertos en medios y en móviles comenzaron a llamar a SMS el “seventh mass media channel” y pensaron que la posibilidad de publicidad en tiempo real y basada en la ubicación seguramente aumentaría su rentabilidad. Y sí, claro que tuvieron la razón.

Las empresas comenzaron a utilizar SMS para enviar información con el fin de lograr la tan deseada fidelización de clientes, además de enviar  promociones exclusivas.

2007: se masifica el uso de Smartphones

El lanzamiento del primer iPhone en 2007 representó un cambio en las reglas de juego tanto para la industria móvil como para la publicidad.

Mientras que el iPhone no era el primer teléfono inteligente (recordemos, por ejemplo, Blackberry), la tecnología de Apple redefinió la industria y modificó el comportamiento de los usuarios.

Entonces los publicitarios debieron adecuarse. Sin embargo, cuando la publicidad móvil se introdujo en los Smartphones, los anuncios en sí no eran exactamente los mejores diseñados. Por lo general, se empleaban anuncios ideados para desktop y luego se adaptaban al formato móvil.

Debido a que la efectividad de esta práctica fue lamentable, la industria aprendió y creó anuncios “mobile first”.

Presente

Para 2014, se hizo cada vez más importante para los desarrolladores incluir publicidad móvil dentro de las aplicaciones para crear experiencias integradas. En el año 2015 los consumidores estaban gastando el 88% de su tiempo en línea en sus aplicaciones.

Para lograr la mejor experiencia de usuario posible, las empresas de publicidad móvil empezaron  a ofrecer una gran variedad de anuncios, como anuncios intersticiales, anuncios superpuestos y anuncios nativos y de video, los cuales conectan mucho más con los usuarios.

Han quedado atrás los días en que veíamos unos banners estáticos y congestionados. Hoy nos encontramos con una nueva clase de anuncios, bien elaborados, que siguen evolucionando y satisfaciendo tanto a los anunciantes como a los consumidores.

¿Qué sigue en la publicidad móvil? Solo podemos mirar el celular y esperar a que nos sorprendan. No importa cuán caros estén los celulares, los usuarios seguirán comprándolos.