¿Sabrías diferenciar entre impericia e imprudencia?

Todos hemos escuchado hablar de negligencias medicas, en la mayoría de los casos por el boca a boca un programa sobre juicios o en alguna serie de televisión.

Lo primero que tenemos que saber son los diferentes y más habituales tipos de negligencias que se cometen (puedes mirarlo también aquí: https://www.atlasabogados.com/negligencias-medicas/).

 

Tipos de negligencias médicas

  1. Se produce cuando el médico o personal tiene poco conocimiento o habilidad para poder interpretar los síntomas y realizar un diagnóstico correcto. También en el caso de una escasa formación a la hora de realizar correctas intervenciones quirúrgicas. Se le da el nombre de impericia.
  2. Cuando se produce un exceso de confianza, dándole poca importancia al cuadro clínico del paciente, pensando que no se pueden producir complicaciones sin tomar medidas preventivas lo llamamos imprudencia.
  3. Cuando le omitimos información al paciente, no informándole adecuadamente sobre los riesgos, el procedimiento o las posibles alternativas que pueda tener. Es importantísimo que el paciente siempre esté al tanto de toda la información y riesgo al que se vaya a someter, y que quede claro que lo haya entendido bien.
  4. Aparte de la imprudencia otro error es la tardanza en realizar algún diagnóstico. En muchos casos es vital una rauda intervención a la hora de tratar una enfermedad. En ocasiones, una tardanza puede conllevar incluso a afectar a la supervivencia del paciente.
  5. Medicamentos mal prescritos. Pueden tener fatales consecuencias. Se produce cuando a un paciente se le prescribe un medicamento que no está indicado para su enfermedad o es alérgico a él.
  6. Errores en el quirófano. A lo largo de la intervención quirúrgica se producen errores que provocan negligencias medicas. Esta puede ser debida a un error por el personal sanitario o ser ajenas a él. Ejemplos claros serían que el quirófano no estuviese en buenas condiciones de limpieza y por ello hayamos contraído alguna enfermedad o bacteria, daño en nervios o que te dejen dentro material quirúrgico.
  7. No proveer de los medios técnicos o humanos necesarios: por ejemplo enviar ambulancias sin el aparataje necesario, que la ambulancia no llegue tras un aviso de infarto, etc.
  8. Error en el diagnóstico, muchas veces debido a la falta de medios ya sean tecnológicos o humanos a la hora de diagnosticar. Está relacionado con la pérdida de oportunidad, si como consecuencia de un mal diagnóstico ya no te pueden aplicar un tratamiento que te hubiese podido sanar sería una negligencia médica. Algunos ejemplos son diabetes, o enfermedades raras, apendicitis confundidas con la enfermedad de Crohn o cánceres y tumores mal detectados.

En todos estos casos, es posible poner una reclamación por negligencia medica, con la ayuda de un abogado experto en tema de negligencias.