Un reportaje de boda para no olvidar jamas

jleal-eu

Todos tenemos momentos muy bonitos en nuestra vida, primero cuando somos pequeños estamos deseando hacer la comunión, nos ponen de punta en blanco y estamos deseando que termine todo para disfrutar de nuestros regalos. Después cuando somos mayores y encontramos al amor de nuestra vida estamos deseando unirnos en matrimonio para toda la vida, pero antes de eso los preparativos son apoteósicos y queremos que todo salga bien y no se nos pase nada por alto. En primer lugar pensamos en la casa en la que vamos a vivir, buscamos y buscamos hasta que encontramos la que será nuestro nuevo hogar, y después empezamos a buscar el vestido de novia los zapatos y por supuesto al fotógrafo que nos hará el reportaje de boda. No queremos que se nos pase nada será un recuerdo que durará para toda la vida, por eso buscamos a quien nos pueda inmortalizar el momento y que bajo ningún concepto pueda quedar en el olvido.

Será algo que hagamos solo una vez en la vida por eso queremos que sea único, una moda que ahora en estos momentos está cogiendo mucho impulso es la de hacer el reportaje de boda en la ciudad del amor, sin duda un entrante muy atractivo que a nadie amarga y que cada día más parejas están llevando a cabo. De la mano de J. Leal (fotógrafo) podremos hacer de nuestro reportaje el más bonito que hayamos visto nunca, una sesión que perdurará en el tiempo y que será la envidia de todas nuestras amigas. Dejemos de lado el típico parque de nuestra ciudad y elijamos las fantásticas calles de París, posemos junto a nuestro futuro marido junto a la torre Eiffel, visitar la catedral de Notre Dame y hacernos fotos junto a ella, y de paso cuando terminemos el reportaje poder disfrutar del Arco del Triunfo del Panteón y por supuesto hacer un recorrido por el Sena. Sin duda podemos decir que se trata de una pre boda por todo lo alto y que la verdad que estas cosas solo pasan una vez en la vida ¿en serio la vas a dejar escapar? Venga ponte manos a la obra poniéndote en contacto con este fotógrafo y disfruta de estos días tan maravillosos que suelen pasar volando, sin duda una experiencia mágica que no podréis olvidar por el resto de vuestras vidas.